logo

Menú Principal
  • 322 174 438
    322 174 446
  • Álvarez 646, piso 3, Viña del Mar
  • 1382
  • 282
  • 17981

La Calera, (@JUNJI_Valpo). Partir el año cosechando tomates y papas es un lujo que se pueden dar los párvulos del Jardín Infantil “Alegre Despertar” de La Calera, gracias al proyecto de enraizamiento impulsado por la comunidad educativa, que busca que los niños y niñas se conecten con la tierra fomentando así el respeto por la naturaleza, desarrollando de esta manera el compromiso social y ambiental a temprana edad.

El equipo educativo preocupado del bienestar integral de los niños y niñas, realiza además actividades que fortalecen la seguridad y confianza en los adultos significativos. Ya se ha convertido en algo habitual, ver a los niños y niñas haciendo yoga en el patio del mismo establecimiento en el que después cuidan la huerta, generando con esto un círculo virtuoso de cuidado y autocuidado desde la primera infancia.

La directora del establecimiento Eliana Alvarez Miranda indicó que el objetivo es que con este tipo de actividades se pueda aumentar la confianza, autoestima y conexión con el presente de los párvulos que asisten al jardín infantil.La directora del establecimiento Eliana Alvarez Miranda indicó que el objetivo es que con este tipo de actividades se pueda aumentar la confianza, autoestima y conexión con el presente de los párvulos que asisten al jardín infantil.

“En el Jardín Alegre Despertar tenemos como sello el trabajo con herramientas biointeligentes. Por ejemplo, trabajo de Yoga, masajes Shantala en el caso de los bebés, danzas circulares, mándalas, pero en estos últimos años hemos dado énfasis al enraizamiento. Principalmente trabajándolo en huertos e invernaderos permitiendo que los niños tengan contacto directo con la naturaleza y que desde los primeros años vayamos trabajando el compromiso social”, indicó.

La profesional explicó que estas iniciativas son parte de un proyecto global, que también incluye actividades de cocina, a través de las que refuerzan la conexión del niño y niña con los elementos de la tierra, desarrolla el gusto, el olfato, el tacto. Les acerca e involucra más a la realidad de la vida diaria y familiar.

Previous Next