logo

Menú Principal
  • 226 545 751
    226 545 706
  • Alameda N°107 piso 7 Santiago
  • 4150
  • 692
  • 66576

Santiago, (@JUNJI_Metro). Con la presencia de la vicepresidenta ejecutiva de la Junji, Adriana Gaete Somarriva y de la directora regional Metropolitana, Mónica Morales Seguel, se realizó la evaluación final del modelo de “Video-Feedback para la Promoción de la Sensibilidad Educativa” en Equipos de Jardines Infantiles de la institución.

Esta estrategia surge con el objetivo de fortalecer la sensibilidad educativa y la afectividad entre los equipos educativos y los niños y niñas, propiciando entornos que favorecen el desarrollo infantil temprano y fue llevado por la Universidad Católica, la que desarrolló el modelo a aplicar, implementado en conjunto con las profesionales de Buen Trato de la Junji.

Al respecto, Adriana Gaete destacó la importancia de “centrarse en los aspectos positivos que cada equipo realiza para reconocerse y a su vez, para reforzar y replicar las buenas prácticas pedagógicas, porque la sensibilidad y la afectividad, son claves para el desarrollo integral de niñas y niños”.

Este modelo, utilizado comúnmente en terapias de paternidad o maternidad responsable, consiste en la filmación de las educadoras y técnicas que están en aula con los niños y su interacción con ellos. Luego, esos videos son analizados por las mismas educadoras y técnicas junto a una dupla de profesionales, psicólogos y trabajadores sociales, cuya misión es guiar el proceso de análisis grupal.

La directora regional Metropolitana, Mónica Morales Seguel, también destacó “la importancia de la estrategia para la mejora continua de lo que entregamos día a día a niñas y niños en las unidades educativas” y agregó que “este 2019 se espera seguir adelante con una segunda etapa que permita que más establecimientos puedan contar con el ´Modelo de Video-Feedback`”.

Esta estrategia se trabaja por aproximadamente 5 meses en cada jardín infantil, buscando que, desde la apreciación positiva de las prácticas, el equipo como la profesional y técnico, reflexione respecto a la posibilidad de mejora en la calidad de su vínculo con el niño y niña, además de potenciar las interacciones positivas que actualmente realiza.

El proyecto se inició con un programa piloto en las regiones de Tarapacá y Magallanes, que en 2017 se replicó en otras 6 regiones del país; y durante el 2018 se llevó a cabo en 29 jardines infantiles, incluyendo 2 de la Región Metropolitana; el Jardín Infantil “Bambi” de Recoleta y “Peumayen” de Lo Espejo; y para este 2019 se espera que 5 establecimientos de Santiago repliquen el modelo.

 

Algunas imágenes

Previous Next