logo

Menú Principal

Las emociones como base para desarrollar una autoestima positiva

Generar en el aula y en el hogar climas de confianza, respeto y buen trato, en los que se crean espacios de escucha y se valida al otro, y en donde el error es visto como una fuente natural de aprendizaje, permite avanzar en la construcción de una personalidad y autoestima positivas.

Antonia tenía 1 año y 6 meses cuando ingresó al Jardín Infantil Heidy, de la comuna de Recoleta, en la Región Metropolitana. Desde el inicio las educadoras comenzaron a observar que la niña no se relacionaba con sus compañeros y mostraba poco interés por participar en las actividades, así es que comenzaron a poner especial atención en las necesidades de Antonia y luego de algunos meses fue desplegando distintas habilidades y logró relacionarse sin problemas con sus pares, mostrando interés por aprender y por asistir al jardín.

Jeannette Parra, directora de este establecimiento de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) que tiene como sello la afectividad, explica que es fundamental que las educadoras y técnicas sean sensibles ante las diversas necesidades de los niños y niñas, y se esfuercen por identificar sus emociones para que tengan un buen desarrollo afectivo y socioemocional, el que será fundamental en la construcción de una autoestima positiva.

“El apoyo de los adultos para el despliegue y desarrollo de los niños, sobre todo en el ámbito emocional, es clave. La autoestima se ve favorecida con el afecto y con los diversos aprendizajes que experimentan los párvulos durante su desarrollo. Tenemos que ayudar a que los niños aprendan a verbalizar sus sentimientos ya que eso contribuye a que se sientan valorados por adultos que los quieren y contienen”, sostiene la directora.

Sofía Gómez, sicóloga de la institución, destaca que la autoestima se define según las experiencias que se tienen, y que por eso es muy importante procurar que los niños vivan en ambientes bien tratantes. “Hay que enseñarles a los niños que sus emociones -como pueden ser la ira, el susto, el enojo o la alegría- son sentimientos válidos. Si esto se trabaja en la cotidianeidad de manera transversal, los niños estarán construyendo una autoestima positiva”.

Además, enfatiza en que cuando los niños y niñas se equivocan, no hay que castigarlos o decirles que estuvo mal lo que hicieron, ya que ellos están explorando opciones, y hay que comprender que es parte de su proceso de aprendizaje. “Los adultos deben ser conscientes de la forma cómo se relacionan con los niños. En la medida que se aceptan las diferencias y se potencia la exploración con sus ritmos, y estos se respetan, los niños identificarán sus emociones de forma más positiva. En todas las actividades que se realizan con los párvulos se está fomentando su desarrollo emocional, entonces todas las actividades tienen un componente que podría favorecer la autoestima, que es transversal”.

Por esta razón, la JUNJI entrega a sus educadoras y técnicas capacitación y formación continua relacionada con temas como el valor de la afectividad, el buen trato y la diversidad, los que también son trabajados con las familias, a quienes además se les orienta respecto de qué hacer frente al estrés y pataletas de sus hijos, y se las ayuda a ser más conscientes respecto de lo que les pasa a los adultos frente a estas situaciones.

El Referente Curricular de la JUNJI tiene un enfoque inclusivo y de género que también favorece el desarrollo de una autoestima positiva, porque cuando reconocemos que todos somos diferentes y validamos un concepto del otro, estamos ayudando a desarrollar un valor de sí mismo que es positivo, porque se entiende que ser distintos y no es ser mejor ni peor.

Previous Next